lunes, 18 de mayo de 2009

BOLÍVAR VS BOLÍVAR FUERTE






Los Patriotas venezolanos, en un intento por controlar las divisas usadas en el país durante el tiempo de la independencia crearon varias monedas. La primera de éstas fue el Peso Fuerte en el año de 1811, luego, después de varios cambios políticos, en 1876 se logra crear una moneda única para el país que es bautizada como El Venezolano. El 12 de junio de 1865, el Congreso de los Estados Unidos de Venezuela, decretó una Ley de Monedas donde se autoriza al Ejecutivo para establecer Casas de Monedas para acuñar en oro, plata y cobre. Se establecía por primera vez que las monedas de oro y plata llevaran la efigie de El Libertador. En 1879 se dictó una Ley de Monedas, donde se creó la nueva unidad monetaria, EL BOLIVAR DE PLATA.

Hasta hoy en día, es poco el cambio observado en nuestra moneda de circulación legal, ya que sigue conservando las características físicas generales desde 1873. Las monedas, tienen que tener tres atributos fundamentales para ser consideradas como tales: Una moneda tiene que ser una unidad contable o una unidad de cuenta, debe ser un efectivo medio de pago, es decir, debe tener una importante capacidad de compra y por ultimo, debe ser un almacén de valor, es decir, debe preservar en el tiempo su valor para garantizar fomentar el ahorro y la capitalización de las persona.

El bolívar, hoy en día ha perdido los atributos fundamentales que caracterizan a una moneda realmente sólida y efectiva, producto del principal daño que ha sufrido la economía venezolana en estas décadas, como lo es la falta de defensa del valor de la moneda y con ello el indiscutible deterioro de la capacidad de compra de los ciudadanos, trayendo como resultado que el bolívar, como divisa, es simplemente una unidad contable, ya que perdió los otros dos atributos fundamentales.


Cualquier persona, por muy pobre que sea, ha poseído una moneda o ha tenido alguna cantidad de dinero como única propiedad privada. En otras palabras, el dinero y la moneda es la propiedad privada por excelencia de los pobres. Cualquier atentado contra la moneda, léase inflación o devaluación, es un atentado criminal contra la forma de vida de los más vulnerables y más débiles en lo social y lo económico.


Los gobiernos venezolanos han tenido unos ingresos en dólares en un enorme porcentaje, pero al mismo tiempo como son en bolívares la mayoría de sus gastos (pago de nomina de la administración central y descentralizada y otros gastos corrientes), han utilizado la devaluación de la moneda como forma de financiar al Estado. La operación es muy simple, el estado recibe dólares y al devaluar, recibe más bolívares por esos mismos dólares. Esta perversa fórmula, practicada en tiempos de la IV República y ahora mejorada en tiempos de la V, es la más terrible confiscación patrimonial que se le pueda hacer a una sociedad, traducida en la erosión del valor de sus ahorros y de sus ingresos en moneda nacional.

El resultado de esa política, ha sido simplemente la acentuación de los niveles de pobreza, el incremento de los cordones de miseria, la inflación, el desempleo y más bien el retroceso en el desarrollo industrial endógeno. El resultado de esa política también ha sido el aumento de la desigualdad social para favorecer en forma exclusiva a una minoría privilegiada (los tenedores de dólares) que cuentan con sectores cómplices enquistados en el BCV y Gobierno Nacional.


De ésta forma, y a través de devaluación en devaluación es que llegamos hoy día a la reconversión monetaria, que no es otra cosa que el cambio de la expresión de las unidades del signo monetario venezolano. Este proceso es llamado Reexpresión, que es la sustitución de los valores históricos por los valores actualizados, de acuerdo con Principios de Contabilidad de Aceptación General en Venezuela, cambiamos los bolívares por bolívares fuertes y cuyo signo es Bs. F.

En Venezuela quieren hacer una moneda fuerte, llamándola bolívar fuerte, y esto no es así, la moneda no se fortalece cambiándole el nombre. Tenemos que seguir el ejemplo del Libertador en su concepción macroeconómica, donde trabajaba por la justa distribución de la riqueza; como la única fórmula para mitigar la miseria, incentivó la incorporación de la masa trabajadora al sistema de micro-finanzas, para generar una dinámica económica de oferta y demanda, sustentada en la productividad, la independencia económica, el incentivo a las exportaciones, control de las importaciones, y un sistema monetario sustentado en inmensas reservas en metales preciosos.

Así nació el bolívar como moneda, que se cotizaba a la par y la gloria del Libertador. Hay que recordar que Venezuela había ganado la guerra a la primera potencia mundial de esa época que era España. Posteriormente para dar mayor fortaleza al bolívar, el Libertador incorporó al patrón oro y plata las inmensas riquezas mineras del país. El 24 de octubre de 1829, Simón Bolívar firmó un Decreto en Quito donde las minas de cualquier clase corresponderían a la República. Por el respaldo en oro y plata, se generó la gran fortaleza del bolívar como moneda oficial de la Gran Colombia y posteriormente de Venezuela.

Es por ello que en ésta contienda donde se enfrentó el Bolívar VS Bolívar Fuerte el único perdedor fue el pueblo; ya que con la eliminación de los tres últimos ceros a la moneda, trajo un impacto psicológico negativo a los venezolanos, debido a que la población no estaba preparada para ver cómo sus ganancias económicas se reducirían a un valor menor.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada